Datos personales

Mi foto
Es creado con la finalidad de recopilar, sistematizar y ordenar diferentes fuentes documentales, sobre los sitios históricos de Caracas, a través de reseñas e imágenes que colaboren al conocimiento de nuestra identidad cultural en la sociedad venezolana.

jueves, 21 de enero de 2010

Las Torres del Silencio

Las Torres de El Silencio Significaron en los años cincuenta la identidad nacional de un país que había pasado de una condición agrícola a país petrolero, y los inicios de su industrialización.

Esta construcción re realizo sobre áreas que antiguamente ocupaba el Hotel Majestic, demolido para tal fin. Y Obedece a una concepción urbanística proveniente del Plan Rotival de 1939.

Diseñadas y construidas por el arquitecto venezolano Cipriano Castro Domínguez, entre los años 1952y 1954 formaron parte del proyecto integral de la Avenida Bolívar y el centro Federal Administrativo, concebido desde 1948 y finalizado en obras en 1957.

Las torres de El Silencio están conformadas por dos paralelepípedos que se levantan airosos sobre un volumen rectangular, y un sistema de plazas, pasillos, pórticos, portales, áreas comerciales, estacionamientos subterráneos; atravesadas e integradas además por la Avenida Bolívar a la trama urbana de la ciudad.

Ambos edificios establecen una transición espacial con el conjunto de la Urbanización de El Silencio proyectada por Villanueva. Comenzando con alturas de 7 metros hasta los 10 metros en su unión con las torres de veintiocho pisos, más tres sótanos.

Las dos edificaciones que se identifican como Torre Norte y Torre Sur, miden de ancho 20,35 metros y 23,25 metros, respectivamente, destinadas al comercio y servicio.

El primer sótano posee locales comerciales al igual que el piso puente situado entre las dos torres.

Los volúmenes del conjunto, expresión del más claro funcionalismo, representan además una concepción elementarista lograda a partir de la reivindicación de los factores locales del clima y la geografía. Estos se concretizan en la obra de forma de aleros, pasillos, plazas, balcones y terrazas.

Junto a su concepción moderna la formación academicista de Cipriano Domínguez, heredera de Beaux-Arts de París, se observa en la utilización del sistema estético de la proporción y la simetría como reguladores de la forma; así como en la idea purovisualista donde el ritmo dinámico de la composición está presente en los pilotes, rejas y bloques huecos que agilizan la masa corpórea del conjunto.

El concepto de integración de las artes también se hace evidente en esta edificación; obtenida por el empleo de masas polícromas que establecen con la geometría un diálogo en tensión y la presencia de obras de arte sobre sus muros.

Así el acento nacionalista de la edificación se logra en el mural “Amalivaca, Mito Caribe de la Creación” realizado por el artista venezolano César Rengifo entre 1954 y 1955. También la obra de otros artistas como Guayasamín de 1954, forma parte del patrimonio artístico del conjunto.

En la concepción de Cipriano Domínguez subyace la idea de progreso, lograda por medio del empleo de la alta tecnología de la construcción y de una reinterpretación de los lenguajes lecorbusierianos provenientes de Chandigarh; que para entonces también dio sus frutos en otros países de América Latina.

Actualmente las Torres de El Silencio se caen a trozos, por lo que requieren una urgente restauración, debido al deterioro causado en sus espacios, destrucción de techados, mármoles y mosaicos vitrificados en paredes, pisos y techos, así como la degradación de sus espacios de integración urbana.

Las Torres de El Silencio constituyen uno de los primeros intentos de integración de arquitectura a la trama vial de la ciudad.


Sitio de Búsqueda: Biblioteca de la UCV/ INCES

Fuente Bibliográfica: Cruz Edgar, 25 Monumentos de Caracas, Ediciones Fundarte. 2000. Caracas, pag. 98-99..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada