Datos personales

Mi foto
Es creado con la finalidad de recopilar, sistematizar y ordenar diferentes fuentes documentales, sobre los sitios históricos de Caracas, a través de reseñas e imágenes que colaboren al conocimiento de nuestra identidad cultural en la sociedad venezolana.

sábado, 12 de diciembre de 2009

Cementerio General del Sur

En aquel tiempo, Ministros, Congreso, Consejo Municipal, acompañaban al general Antonio Guzmán Blanco en aquellas tempranas horas de la mañana (7pm) del 5 de julio de 1876 para inaugurar el cementerio general del Sur. La hora se explica, porque en aquel celebre día además de los actos conmemorativos, de la fecha del Acta de la Independencia que debían festejarse en el Congreso. Estaba planeada la exhumanicación de los restos del libertador en la Catedral para montarlos en capelardente, en preparación, para su traslado al Panteón Nacional.

El Dr Carlos Arvelos, Director de la Junta de fomento encargada de la construcción, expresó en hermosas palabras la significación del nuevo camposanto, que venia aliviar una urgente necesidad de la creciente ciudad. Guzmán Blanco, ordenó su inmediata apertura, prohibiendo desde ese momento en adelante, la inhumación en los cementerios de los Hijos de Dios, en el de Los ingleses, en el de Los Alemanes, en los de Las Mercedes y San Simón y en los de las iglesias, capillas y conventos.

El 10 de julio se abrió oficialmente el Cementerio General del Sur, al recibir los cuerpos del músico de la Banda Marcial de Caracas, Bonifacio Flores, del Guillermo Goiticoa y el del guayanés José Conrado Olivares. Fueron estas las tres primeras personas sepultadas en lo que fue la hacienda Tierra de Jugo.

Al año siguiente, en plena reacción contra el septenio guzmancista, las autoridades deciden cerrar el nuevo camposanto, acudiendo la más peregrinas razones. Las personas interesadas lograron que la gobernación permitiera la reapertura y uso de los antiguos cementerio que había clausurado Guzmán sin ocultar intenciones políticas. Casi dos años permaneció cerrado el Cementerio General del Sur, durante los cuales las maleza no pudieron destruir muros ni edificaciones; hasta que, apaciguadas las pasiones, se volvieron a abrir las rejas en marzo de 1879, sin que se hayan vuelto a cerrar hasta el presente.

Han transcurrido ciento trece años, a lo largo de los cuales, cuerpos ricos y pobres, de magnates y obreros, de magistrados y funcionarios, han hallado allí su trozo de tierra, niveladora de la condición humana, aunque se la cubra con pulidos mármoles y grandiosos mausoleos.

Sitio de Búsqueda: Personalizada

Fuente Bibliográfica: Montenegro. E .Juan. Crónicas de Santiago de León . Edición. Instituto Municipal de Publicaciones. Caracas. 1997. pag 180.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada